Praga de las cien torres

Entre las principales atracciones de Praga están sus extraordinarias torres. Las torres, que no pertenecían a la Iglesia y a las iglesias solían ser propiedad del municipio. Formaron parte de una fortificación, fueron torres de vigilancia que se cerraban con llave por la noche. A menudo servían como atalayas: anunciaban con trompetas los incendios y su dirección con señales visibles desde lejos, ya que en el pasado los incendios eran muy frecuentes en las ciudades. Desde algunas torres las campanas anunciaban el tiempo, en algunas habían aduanas para la entrada en la ciudad, otras servían como almacenes.

Entre las más hermosas abiertas al público pude visitar:

La Torre del Puente de la Ciudad Vieja es la puerta de entrada al famoso Puente de Carlos (Karlův most) desde la Ciudad Vieja (Staré Město). Se considera la puerta gótica más bonita de Europa y la obra más impresionante del gótico civil del mundo. La torre, junto con el puente, fue construida por el Emperador Carlos IV. También fue concebida como arte de triunfo simbólico por el que pasaban los reyes hechos durante su camino hacia la coronación en la Catedral de San Vito, en el recinto del Castillo de Praga.

Torre del Puente del Malá Strana  en el lado opuesto del Puente de Carlos (Karlův most). Fue construida en el lugar de una torre románica muy antigua en 1464 y su apariencia enlaza con el concepto de la Torre de la Ciudad Vieja (Staroměstská věž), pero no se llegó a hacer la decoración escultórica, prevista en principio. Al lado de la torre se encuentra, separada por la puerta con almenaje, la torre del puente, muy antigua y más pequeña, de origen románico, de alrededor de 1170.

Torre de la Pólvora  construida en 1475, en estilo gótico tardío, como parte de la fortificación y, al mismo tiempo, entrada monumental a la Ciudad Vieja (Staré Město). Es uno de los monumentos más importantes de la Praga medieval. La torre fue concebida principalmente como símbolo y lugar representativo para el cobro de aranceles. En 1715 sirvió como almacén de pólvora, al que debe su nombre.

Campanario municipal de San Nicolás servía para dar avisos de incendios y fue construido junto con la iglesia de San Nicolás. El diseño y la construcción de la obra del famoso arquitecto barroco Kilian Ignaz Dientzenhofer. La torre fue acabada en 1752, aunque oficialmente se considera que los trabajos finalizaron en 1755. A partir de los años 60 del siglo XX, la torre cambió su uso, en consonancia con el régimen de la época, utilizándose como puesto de observación de los servicios de seguridad del Estado para vigilar las embajadas de los países occidentales situadas en las inmediaciones de la torre.

Chanel lleva la playa a París y se rinde a las tendencias mileanials

 

Un paseo por la playa, con los pies descalzos y el pelo suelto, fue la propuesta de Chanel para su colección primavera-verano 2019, que presentó hoy en el Grand Palais de París transformado en un caribeño paisaje paradisiaco.

El diseñador Karl Lagerfeld sucumbió a una cierta naturalidad en los estilismos, poco frecuente en sus colecciones, pese a los imprescindibles trajes en tweed y vestidos de lentejuelas que combinó con sandalias planas de piel y PVC transparente con el logo de la casa, que las modelos llevaron agarradas en la mano.

De ahí que las tops, entre las que se encontraron Kaia Gerber, Lia Pavlova, Edie Campbell, Adut Akech o Vittoria Ceretti, pudieran incluso caminar por la orilla de la playa que Chanel creó expresamente para la ocasión, reconstruyendo incluso la arena, la espuma y el sonido de las olas.

Un enorme lienzo recreaba un paisaje de acantilados en el horizonte para recordar uno de los lugares favoritos de Coco Chanel, que abrió sus primeras tiendas en las costeras Deauville y Biarritz, y pasaba buena parte del año en “La Pausa”, su villa de Roquebrune-Cap-Martin, en la costa del sudeste francés.

El desfile arrancó con dos estilismos clásicos en color hueso y en beige, compuestos por falda a media pierna, chaqueta larga marcada en la cintura con un cinturón de piel y, como apuesta en accesorios de la temporada, dos versiones en mini del bolso acolchado 2.55 con cadena de perlas, que se llevaron cruzados.

En la eterna renovación del traje tweed, uno lo de los iconos de Coco Chanel que más fronteras y décadas ha traspasado, Lagerfeld propuso abrir las faldas en los laterales para facilitar el movimiento.

A partir de ahí, el alemán se permitió algunos golpes de tendencias, como mallas negras a media pierna (los míticos “leggings” desterrados hace años al cajón de la ropa deportiva), que combinó con amplísimas chaquetas masculinas de corte recto, y un modelo más corto de malla a la altura del muslo, tipo ciclista.

En este último día de desfiles de París, solo faltaba Chanel por incluir esta prenda y confirmar que la equipación de ciclista será la tendencia a incorporar en el armario de cualquier amante de la moda el próximo verano.

Virgil Abloh, el nuevo gurú de la industria que dirige desde este año las colecciones masculinas de Louis Vuitton, incluyó las mallas en su marca Off-White, en la línea primavera-verano 2018, y, después de un prematuro éxito, los grandes nombres de París, Milán, Londres y Nueva York se han subido al carro.

En Chanel, además de las mallas y el bolso acolchado cruzado, se vieron otras prometedoras tendencias juveniles, como los sombreros y gorras de paja con ala ancha, tirantes a base de piedrecitas de mar, pantalones vaqueros caídos, más bien masculinos.

El mini acolchado de cuero también se llevó como riñonera en un estilismo bastante “vintage”, con rebecas de punto cortas marcadas con el logo en el pecho y maxipendientes con letras en los que también podía leerse Chanel a base de cristales y pedrería.

En la paleta de colores dominaron el crudo y el negro, que impregnó los vestidos de noche a base de organza, seda y lentejuelas, y el camel para conjuntos de falda y top en punto, o el color verde mar, amarillo y rosa pastel.

La “maison”, fundada en París en 1910, incluyó un estampado inspirado en las clásicas sombrillas playeras a rayas, que a base de repetirse en vestidos y chaquetas, parecía convertirse en flores de camelia, uno de los símbolos de Chanel.

El amplio tamaño de la instalación permitió acoger a miles de invitados y ampliar la primera fila, en la que no faltaron las incondicionales de Lagerfeld, como las modelos Inès de la Fressange y Caroline Maigret, la cantante Vanessa Paradis, el músico Pharrell Williams con su mujer, Helen Lasichanh, y la actriz Pamela Anderson.

Tras un carrusel final con las modelos paseando de nuevo de la mano por la orilla, Lagerfeld salió a saludar acompañado en esta ocasión de su número dos, Virginie Viard, directora del estudio de la firma. EFE

 

Chanel elige a la modelo refugiada en su nueva campaña

14437757w

La nueva campaña de Chanel para la precolección otoño-invierno 2018/2019, lanzada hoy, tiene como protagonista a la modelo refugiada sursudanesa Adut Akech, que se convierte en una de las nuevas representantes de la “maison” tras haber abierto y cerrado sus dos últimos desfiles.


Akech fue a principios de este mes la segunda modelo negra que vistió un vestido de novia en la pasarela de la firma, diseño emblemático que suele cerrar las presentaciones de Costura, y también abrió el “show” Crucero, en mayo de este año.
La “top model”, que debutó en Saint Laurent en septiembre de 2016 y desfiló en exclusiva para la firma durante dos temporadas antes de alcanzar mayor fama, aparece en la publicidad de Chanel, fotografiada por el diseñador Karl Lagerfeld, con un vestido negro marcado bajo el pecho con cinturón y logo de la casa.
Nacida en 1999 en lo que ahora es Sudán del Sur (independiente de Sudán desde 2001), pasó su infancia en el campo de refugiados de Kakuma, en Kenia, y con seis años se trasladó junto a su familia a Australia, adonde llegaron sin apenas posesiones.
Akech, implicada en la lucha contra las armas de fuego, reivindicó su condición de refugiada cuando un programa de televisión recibió críticas en Australia por retratarla como tal.
“Soy una refugiada, es lo que soy y no me avergüenzo ni me enfado por ello. Sí, soy una ciudadana australiana y soy una sursudanesa australiana, pero sigo siendo una refugiada”, dijo en una entrevista en el diario británico “The Guardian” en 2017.
Tras el desfile de julio, la modelo mandó un mensaje en su cuenta de Instagram animando a sus seguidores a mantenerse en pie ante la adversidad.
“Poco importa de dónde vengáis o a dónde vayáis. No perdáis la pasión ni la perseverancia y, sobre todo, no abandonéis nunca porque acabaréis consiguiendo vuestro sueño”, escribió.
En las nuevas imágenes de Chanel, Lagerfeld la seleccionó para representar una línea que encarna “la sobriedad y la elegancia atemporal” y celebrar la “elegancia y modernidad” de la firma. La colección llegará a las tiendas a finales de este mes.

 

“La Alta Costura es París”, Lagerfeld

chanel_hc_ah_18-19_defile

COLECCIÓN ALTA COSTURA OTOÑO-INVIERNO 2018/19

Muy ligado a la ciudad capital, Karl Lagerfeld rinde homenaje a un París literario, el de los amantes de los libros y de la Academia Francesa. Cruzando el domo del Instituto Francés, una decoración de la ribera del Siena decorado con las famosas “cajas” de vendedores de libros. Una invitación para caminar aceptada libremente por las parisinas CHANEL que llevan botines doblados y están peinadas de manera traviesa con crestas estilo “Rockabilly” y colas.

El París otoñal inspira la paleta de colores de la temporada: el gris pálido de los techos, la antracita del asfalto de la calle, el negro y azul profundo y nocturno, y el dorado y plateado del reflejo de la luna sobre el Siena. El rosado pálido del amanecer, el blanco y beige de una mañana nublada, el verde almendra de los techos de los edificios históricos, todos refuerzan el gentil panorama. En este París sublime, los bordados de cristalería están alineados como adoquines, y los tulles bordados con dorado que ilustran los candados en el Puente de las Artes, suenan como una declaración de amor de una ciudad de moda y cultura a un profundo patrimonio histórico.

Cosas curiosas del Casco Antiguo de Panamá

Hace unos años, durante la rehabilitación de ciertas calles del Casco Antiguo aparecieron estos “banners” para indicar por donde no podían acceder los peatones. Se tomaron fotos de lugares y edificios icónicos y se colocaron en ciertos accesos. Este del Paseo Las Bóvedas es uno de mis favoritos.

Casco Antiguo, Panamá 2012
Casco Antiguo, Panamá 2012

2017 verde que te quiero verde

El Instituto del Color Pantone ha decidido que el verde teñirá el año 2017. La “autoridad global del color” -como ellos mismos se denominan- ha anunciado que el Pantone 15-0343 (este tono verdoso) dominará en las colecciones de moda y en la decoración.

Su nombre coloquial es ‘greenery’ y evoca al verde de la hierba y de los árboles con un ligero tinte amarillo. Este Pantone ha sido escogido para reflejar el sentir actual del mundo, tal y como han declarado los representantes de la organización.

14812165322296