Artículo de Berna Calvit, muy bueno.

La Prensa

Opinión

MATERIA POLÍTICA

Cuando la ignorancia es cuento

Berna Calvit

bdcalvit@cwpanama.net

27/01/2014 – La ignorancia a veces es genuina, otras veces es fingida, cuento. Puede ser inocua, pero también dañina. Se disfraza de tantas maneras que a veces es difícil identificarla. La conmemoración de los 50 años de la heroica gesta del 9 de enero de 1964 atizó la polémica que surgió hace dos años cuando la Asamblea Nacional aprobó, en 15 minutos, eliminar la cátedra (o materia) escolar “Historia de las Relaciones de Panamá con los Estados Unidos”.
El artículo 8A de la nueva ley divide la asignatura Historia de Panamá en cuatro períodos; el período republicano en dos áreas temáticas, Historia departamental e Historia republicana. No sé si para evitar lo relativo a nuestras luchas para recuperar nuestra soberanía en la zona del Canal hayan sido capaces hasta de haber considerado cubrir la historia de Panamá solo hasta el 2 de noviembre de 1903 y brincar hasta 2009 por aquello de “más en 4 que en 40”.
La antipatriótica iniciativa legislativa, impulsada por la diputada Dalia Bernal de Cambio Democrático (CD), convirtió en difunta la Ley 31 del 29 de enero de 1963.
Leí, con asombro, en la exposición de motivos de la diputada Bernal, que recomiendo leer, quela Universidad de Panamá (¿será posible?) a través de la Comisión de Reformas de los programas de historia de Panamá aprobó “actualizar la historia de Panamá…”. Al preguntar un periodista al Presidente, durante un acto de conmemoración del 9 de enero, sobre el “ajuste” en la ley, expresó su acuerdo con el “historicidio”, porque “lo único que hace es seguir creando tensiones”. ¿Se habrá eliminado de la historia de Estados Unidos, –para complacer a los estadounidenses que resintieron (y siguen resintiendo)– que Panamá, este minúsculo país en tamaño, logró recuperar todo lo que estuvo bajo la autoridad estadounidense hasta la firma de los Tratados Torrijos-Carter? En este sentido son ignorantes los que aprobaron este adefesio “para que se ajuste a nuestra realidad”.
¿Cuál realidad? ¿Qué porque ahora somos dueños de todo el territorio nacional pierde valor el triunfo que tanto costó alcanzar? ¿Borraría Estados Unidos su lucha de independencia contra Inglaterra para no “crear tensiones” con los ingleses? Claro que no. Se dice que los hechos históricos se manipulan según convenga pero, sin necesidad de ser historiadora, los argumentos para el “historicidio” los considero ignorancia mayúscula y dañina para la dignidad y la historia de nuestro país.
En Davos, el Presidente habló sobre reformar la Constitución “porque es de corte militarista” y acortar el período de reelección; sorprendida por lo del “corte militarista”, consulté a varios juristas distinguidos que me confirmaron que las reformas a las que fue sometida la Constitución eliminaron lo que de militarista tenía. ¿Es genuina la ignorancia presidencial en este aspecto? Si lo es o no, dejó de tener importancia porque lo importante es que confirma que cambiar la Constitución está en su agenda por razones obvias que explican el abierto apoyo, hasta con recursos estatales, al candidato oficial y a los candidatos oficialistas; el triunfo permitiría modificar la Constitución para que el presidente actual aspire nuevamente a la presidencia en 2019 que, con una asamblea sumisa y mayoritaria, sería “bisté de dos vueltas”.
Ser político y miembro activo de algún partido, y ser ciudadano independiente “sin hacha que amolar”, interesado en los hechos que determinan el rumbo de su país son dos cosas muy diferentes. Esa diferencia que no la entienden, o no les conviene aceptar los que rechazan las críticas adversas de los ciudadanos independientes la descalifican encasillándolos en algún partido de oposición. Y se equivocan. Los derechos ciudadanos nos dan derecho a opinar sobre las políticas del Estado, los políticos en el poder y sobre los que aspiran a ganarlo. Entre las lecturas que me sirven para darle forma a mis pensamientos, estas palabras del famoso dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht refuerzan mi convicción de que todo buen ciudadano debe interesarse en la política: “El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las alubias (porotos, en Panamá), el pan, la harina, el vestido, el zapato y los remedios, dependen de las decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos, que es el político corrupto…”.
Hay ignorantes inofensivos; algunos lo son en algunos aspectos, generalmente por falta de educación. Pero también hay ignorantes peligrosos. Y como agravante, que con poder, a pesar de los estragos que causan se riegan como la mala hierba, porque encuentran tierra fértil en el analfabetismo político al que conducen el desengaño repetido, las promesas incumplidas. Hoy es el gobierno actual el que motiva mi escrito. Ayer pensé igual que hoy, y mañana, si sigo por estos lares, mi forma de pensar será la misma porque, aunque ignorante de muchas cosas, elijo no ser analfabeta política. Y porque creo, como Confucio, que “Ningún hombre debería tratar de obtener beneficio a costa de la ignorancia de otra persona”.

Artículo recomendado. Me encanta esta bloguera!

“No te deseo ningún mal pero ojalá seas la amiga sin Whatsapp”*

Por: Karelia Vázquez | 16 de enero de 2014

SinWhatsapp2

© Gloria Rodríguez

Hace muchos años me apunté a este grupo de Facebook y ahora como si de una profecía se tratase me he convertido de la noche a la mañana en “la amiga sin Whatsapp. La única. The only one.

Quedarse sin Whatsapp es caer en desgracia. De repente dejas de existir, te pierdes en el limbo en el que flota la gente sin Whatsapp. Sí, ese limbo existe. Llevo diez días ahí -no es un experimento Antigurú aunque algunos así lo crean-, es que finalmente me han robado el teléfono. Tengo Ipad, ordenador, estoy en Facebook, en Twitter, enInstagram, pero todo da igual. Sin móvil no hay Whatsapp.

He intentado ponerme en modo Zen, mística y espiritual, para disfrutar de las ventajas que algunos encuentran en el silencio que lo acompaña a uno a todas partes cuando renuncia -o las circunstancias le hacen renunciar- a la mensajería instantánea, y la verdad, hasta hoy no las he encontrado. No percibo el cielo más azul, no escucho cantar a los pájaros, tampoco disfruto como nunca antes de los pequeños detalles de la vida. Para qué nos vamos a engañar, ahora mismo mataría por tener el síndrome de la vibración fantasma(esa falsa sensación de que te está entrando un mensaje).

Y no es que tenga mono de Whatsapp. Eso nunca. Sino que como cualquier ser humano soy un animal social, y mi vida social, como la de muchos homo sapiens de la primera década del siglo XXI que habita el mundo occidental transcurre enWhatsapp. Ya no es suficiente con estar conectado a Internet. Necesitamos un sistema de mensajería instantánea gratuito (o casi) donde también estén todos tus amigos, conocidos y enemigos (o casi).

Así que me he dedicado a documentar lo que ha quedado de mi vida social después del naufragio. A saber:

  • Pertenecía de un modo activo y con mayor o menor orgullo a unos seis grupos de Whatsapp con los que interactuaba como promedio tres veces por semana con períodos intermedios de latencia. Me consta que siguen vivos, que durante mi ausencia se siguen dirimiendo asuntos en esas asambleas, pero ignoro lo que se cuece en ellos. Nadie parece recordar que algún día estuve allí. Nadie siente la necesidad de consultarme nada. Simplemente no estoy.
  • Solía hablar con unos diez amigos de modo individual a lo largo de la semana gracias a Whatsapp. De todos ellos, he vuelto a reanudar la conversación con uno por el chat de Gmail, con otra por mensajes de correo electrónico, con una tercera por mensajes privados de Facebook, con otra por mensajes públicos en el muro de idem, y con un otro par -¡paren rotativas!- por llamadas al teléfono fijo (lo cual supone una muestra infinita de amor). Así que mis interacciones sociales más inmediatas se han visto reducidas en un 40% en diez días sin Whatsapp. Eso sí, he de reconocer que el otro 60% ha dado muestras de tesón y creatividad por mantener el contacto.
  • Mis conversaciones sin Whatsapp son cortas y se refieren a temas concretos. De hecho no las definiría como conversaciones, son contactos. Se ha acabado la cháchara virtual. Fuera de Whatsapp la gente es increíblemente eficaz y productiva, y va a lo suyo.
  • No he vuelto a utilizar un emoji. Yo no lo he enviado por razones obvias y nadie me lo ha enviado a mi. Los emojis son los comodines de la comunicación no verbal. Sin ellos estamos perdidos. No hay nada que sustituya al guiño ni a la flamenca de Whatsapp, ninguna palabra puede expresar en su totalidad el significado de la mierda con ojos. Sin emojis estamos más solos que la una, ya lo decía esta señora, Mimi Ito, antropologa cultural de la Universidad de California: “La gran ventajade los emojis es su indefinición. Un emoji no significa nada en concreto pero significa todo, es como el saludo de un amigo desde la acera de enfrente. No tienen otra misión que dar una sensación de acompañamiento virtual continuo en el que nos sentimos cómodos y seguros”.
  • Además en las dos semanas que llevamos de año ya me he quedado fuera de varias conversaciones analógicas que eran la continuación de otras que nacieron y crecieron en Whatsapp, y de las cuales lo ignoro todo. Sí, lo que pasa en Whatsapp se queda en Whatsapp.

Algunos expertos anglosajones que se mueven entre el mundo de las redes sociales y la autoayuda hablan de los lazy contacts (los contactos que no requieren mucho esfuerzo) y animan a que las relaciones, sobre todo las sentimentales, se construyan sobre una base más sólida. Es decir, que no se mantengan mucho tiempo en un territorio tan cómodo y protegido para todas las partes. Como lazy communications clasifican la mensajería instantánea como Whatsapp, los chats, los SMS, los likes en Facebook … y en general cualquier contacto que no requiera dar la cara, permita cierto grado de ambigüedad y, llegado el caso, emprender una retirada más o menos segura. Aquí os dejo un post del blog Baggage Reclaim que cuenta cómo hacer una dieta de este tipo de contactos. (en Inglés)

No es que crea que haya que bajar a la mina para que el contacto con otra persona tenga valor, pero cuando se está en peligro de exclusión social, y cuando uno no tieneWhatsapp lo está, valora mucho que alguien decida salirse de la corriente y buscarse la vida para comprobar si el otro aún mantiene en orden sus constantes vitales.

Y si al lector que haya llegado hasta aquí le pueda parecer que tengo una relación patológica con la aplicación llamada Whatsapp les dejo varios estudios que aseguran aquíaquí que no hay nada malo en mantener el 50% de la vida social en servicios de mensajería instantánea. No alteran la vida analógica, y ¡ojo! son útiles para no perder el tiempo con el teléfono.

Y aunque al hecho de no tener Whatsapp podría buscarle un giro esnob, algo que me haría parecer una persona interesante y con un intenso mundo interior, yo solo quiero volver a tener un teléfono con Whatsapp porque sí, no sé vivir sin Whatsapp, y porque como tantos otros en este país también recuerdo aquel día como uno de los más angustiosos de mi vida:

N_real_madrid_humor-5840399

* “No te deseo ningún mal pero ojalá seas la amiga sin Whatsapp” es un grupo de Facebook.

POSDATA: Amigo sin Whatsapp, Amigo caro (Proverbio chino).

Compartir

 

Intimiradas: diarios femeninos en la era digital

ESTEL VILASECA 20 DE NOVIEMBRE DE 2013

 

Lina Sceynius

Foto: Lina Sceynius

La puerta del dormitorio de Lina Scheynius lleva abierta para que te asomes desde 2006. A lo largo de estos siete años ha pasado de ser una modelo anónima a la que le excitaba juguetear con la cámara y compartir sus fotos más íntimas, para convertirse en una artista cotizada. La galería Christophe Guye presentó este otoño su primera exposición en solitario en Europa coincidiendo con el lanzamiento de su quinto libro y los encargos para marcas y publicaciones de primera línea se acumulan en su porfolio.
No está sola. Scheynius representa a una nueva generación de artistas, sobre todo mujeres, que trabajan con sus propias vidas y utilizan internet para darse a conocer. La fotógrafa Florencia Serrot reunió por primera vez en 2011 a algunas de ellas en el proyecto “Girls/Diaries”. “Quería ver como chicas de distintos sitios que se hacen las mismas preguntas ofrecen respuestas visuales diferentes si son de Rusia, China o Barcelona”, nos explica Florencia que también participó en la muestra con sus propios diarios, y prosigue: “Me di cuenta que tenía que documentar este momento en relación a la fotografía y el espacio web, la libertad que suponía sobre todo para las fotógrafas más jóvenes el compartir sus memorias visuales”.

Lina Sceynius

Foto: Lina Sceynius

Lina tiene claro que “internet” ha sido la principal responsable de su desarrollo como artista. Sus imágenes, directas, provocadoras y sin tapujos, empezaron a circular por la red y en 2008 un agente fotográfico la fichó. Aunque en el mundo del arte otras artistas ya habían trabajado el autorretrato como medio de auto-exploración – Nan Goldin es un referente habitual – el contexto cambia. La galería de arte es substituida por la red, en una relación mucho más directa y privada entre artista y espectador.

Scheynius todavía se asombra de “lo rápido que una foto que te hiciste en tu dormitorio puede acabar en el dormitorio de otra persona”. Este arte sin intermediarios ha sido clave según Florencia para la evolución de esta corriente artística. “La web es un espacio abierto, no elitista que permite romper la distancia física de acceso que implica el libro o la galería. Además la fotógrafa elige el material que enseña, no hay mediadores”.

La auto-edición se ha convertido en la prolongación más allá de la red del trabajo que realizan estas fotógrafas. “Quería crear libros bonitos y baratos que no ocuparan mucho espacio”, explica Lina en su web. La fotógrafa lanzó su primera publicación en mayo de 2008, en una tirada de 400 ejemplares numerados y firmados a la venta exclusivamente a través de su página. Se agotó a las pocas semanas, al igual que las tres que le siguieron.

Uno de los temas principales en el trabajo de Lina Scheynius reside en mostrar todo aquello que de forma natural no enseñaríamos, esa intimidad que la mayoría guardamos a puerta cerrada. Piel, mucha piel. Momentos de pasión e incluso escenas de cama. Las imágenes junto a sus novios, “Me encanta fotografiar a los hombres que quiero”, nos confiesa, muestran un alto grado de exposición: “A veces me parece duro estar expuesta, y a veces desearía no haber publicado ninguna de esas fotografías. Pero esos son momentos pequeños de duda que acechan pero luego se esfuman. Publicar ciertas imágenes implica coraje, y eso forma parte del juego”.

La piel es uno de los denominadores comunes en esta tendencia fotográfica.Silvia Conde fundó en 2011 un grupo de Flickr llamado “Soft Skin” desde el que agrupa todas las fotos que le gustan. Fotografías de “belleza y sensibilidad hechas la mayoría por artistas amateurs que tienen muchas ganas y capturan las imágenes por puro placer.” nos cuenta. Ahora “Soft Skin” es también un fanzine que Silvia edita con una selección de las mejores fotografías que va recopilando.

¿Pero qué impulsa a todas estas chicas a compartir sus intimidades?Florencia tiene una respuesta: “Creo que las chicas que trabajan con la fotografía de esta manera lo hacen para responder preguntas sobre la identidad, el cómo cambian las personas que tienen alrededor, los amantes, el cuerpo, los lugares…es una forma de entender quién eres y hacia dónde te diriges. La vida es maravillosa y está plagada de belleza en el día a día”, Silvia añade que “no es sólo un medio de expresión, sino también un ejercicio de descubrimiento”. Cuando le preguntamos a Lina qué ha aprendido de ella misma haciendo los diarios responde: “Es una gran pregunta, y no estoy segura si tengo la respuesta todavía”.

Lina Sceynius

Foto: Lina Sceynius

Lina Sceynius

Foto: Lina Sceynius

Girls Diaries Florencia Serrot

La fotógrafa Florencia Serrot reunió a distintas fotógrafas en el proyecto “Girls Diaries”.

Foto: Florencia Serrot

El País 20 de noviembre de 2003

¿HACIA DÓNDE NOS LLEVARÁ LA VIDA

ESCRITOS DE VIAJE

Imaginar las maravillas del mundo, emprender nuestro viaje para descubrirlas, explorar lugares lejanos, moverse al compás de una ciudad del extranjero, compartir instantes de nuestras vidas para, finalmente, volver a casa. La vida es un viaje inesperado. Nunca sabemos hacia dónde puede llevarnos.

Cada viaje es una aventura, cada destino una experiencia nueva. Impregnado de memorias, y siguiéndonos cual sombra, nuestro equipaje nos llama a conquistar nuevos horizontes. Los viajeros actuales, como los de antaño, poseen esa capacidad de asombro y espíritu viajero que tiñe de colores vibrantes cada viaje.

iPad Mini Retina, potencia comprimida

La pequeña tableta, ya a la venta, es la forma más barata de hacerse con el potente procesador de Apple

El iPad Mini Retina con funda envolvente.

El mismo tamaño, pero con la definición y la potencia gráfica multiplicada por cuatro, esa es la gran virtud de la versión renovada del iPad Mini. Se mantiene el precio, a partir de 389 en la versión de 16 gigas con conexión wifi. Un precio que está vez sí está justificado con la inclusión de la pantalla de alta definición. Cuando nació hace un año la tableta de pequeño formato de Apple se equipó con el procesador del iPhone 4S, cuando ya existía el 5, y la pantalla sencilla. Aún así fue un éxito de ventas, pero faltaban avances para justificar su compra más allá de la estética.

En esta ocasión sucede lo contrario, la última tecnología va dentro. La mejor pantalla de la casa (2048×1536 píxeles en 7,9 pulgadas) y el procesador de 64 bits. Por fuera es similar, con el uso gana muchísimo. No solo en juegos, donde se exprime toda la potencia del procesador y la definición de la pantalla, sino también al leer, ya sea un libro o una página web. Las letras están mejor marcadas, más afinadas, también las tonalidades.

Aunque teóricamente la batería tiene la misma duración, 10 horas, sí da sensación de dar más de sí en esta versión. La conexión a redes wifi es más sencilla, apenas se nota la demora y tanto en Facetime (la videoconferencia nativa de Apple) como con Skype, se aprecia un sonido más limpio gracias al uso de dos micrófonos.

La mejor experiencia se consigue cuando se retoca una fotografía o, más sorprendente si se edita un vídeo con iMovie, programa que antes costaba 4,99 euros y ahora viene gratis. A medida que los desarrolladores, como ya sucede con el iPhone 5S, adapten las aplicaciones, las diferencias serán más notables.

Hay dos aplicaciones que brillan especialmente. Una es Vjay, para hacer sesiones pinchando música, mezclando y proyectando vídeos ya sea a través del puerto HDMI o el sistema Airplay de la firma sin cuelgues o se pierda la sensación de tiempo real.

DayOne, un diario digital para anotar la actividad diaria, destaca como la mejor App de 2012, es también de las primeras en hacer uso concreto del chip A7. Así añade la cantidad de pasos (suponiendo que se lleve siempre encima la tableta) sin sacrificar la batería.

¿Merece la pena la compra? Si ya se tiene un iPad Mini quizá sea un cambio precipitado. Si ya se cuenta con un iPad Air, quizá sea un gasto excesivo cuando la diferencia es solo el tamaño y algo menos de peso. Si se está pensando en renovar un iPad que todavía tenga la clavija antigua puede ser la opción más económica de tener la tecnología más avanzada sin tener que llevar mucho peso encima.

Entre los detalles menores, cabe destacar una nueva gama de fundas con nuevos colores. Sí, la fiebre neon también ha llegado a la manzana. Por suerte, a diferencia de lo que sucede con el paso de la cuarta generación de iPad a iPad Air, en esta ocasión, como se mantiene el tamaño los complementos funcionan perfectamente.

Google comienza a ofrecer tarjetas de débito

De momento solo en Estados Unidos, servirá para realizar compras y sacar dinero de los cajeros

Sede de Google en Londres.

Controlan toda la infraestructura en Internet. Pero para poder completar el círculo en el negocio del comercio electrónico, a Amazon, Google,eBay y Facebook solo les queda dar un paso más: convertirse en bancos. Google ya avanza en este sentido: desde ayer miércoles ofrece tarjetas de débito en EE UU a los millones de usuarios de su monedero electrónico (Google Wallet).

Hace un año, Google ya se metió en el negocio de los servicios financiero ofreciendo préstamos a sus clientes. Empezó por Reino Unido, siguiendo una iniciativa similar a la de Amazon. La idea era la de facilitar a las empresas financiación para anunciarse en su portal. Abría un nuevo frente para generar ingresos, que puede desembocar en una batalla con la banca tradicional.

Google, sin llegar todavía a prestarle dinero, trata ahora de llegar al consumidor de masa. Con las tarjetas de débito, los usuarios de Google Wallet podrán comprar productos en tiendas físicas con terminales MasterCard. También podrán retirar del cajero dinero de sus cuentas bancarias o del monedero electrónico. Se les ofrece gratis y no está sujeta a comisiones de uso.

Tanto Google como Amazon cuentan con enormes cantidades de efectivo en balanza, que les permiten asumir este tipo de riesgos sin dañar sus resultados. Aún mayor es el colchón que tiene Apple. Por no hablar de la potente imagen de marca que tienen en el consumidor, que parece estar abierto a la posibilidad de que estas firmas electrónicas se conviertan en bancos.

La concesión por Internet de hipotecas o de préstamos para coches se dobló en un año mientras en las sucursales cayó un 15%

La firma de consultoría Accenturepublicó hace un par de años una encuesta que indica una predisposición hacia Apple y Google como banco. Los analistas de Deutsche Bank también llevan tiempo avisando de que la banca convencional puede convertirse en algo del pasado, por el uso de Internet y de aplicaciones en dispositivos móviles que llevan los servicios financiero a la mano.

PayPal fue la precursora en esta revolución en los pagos electrónicos. Es la más avanzada en este campo, hasta el punto de que su servicio se ve casi como el de un banco. La última crisis financiera, además, dañó seriamente la confianza del consumidor hacia la banca tradicional, por no dejar de mencionar la nueva regulación a la que se someten y las pérdidas que sufrieron.

También están surgiendo aplicaciones que permiten enviar dinero desde un móvil, como si fuera un email. Pero todas estas operaciones se topan con un cuello de botella, derivado del propio tecnología obsoleta que utilizan los bancos en sus transacciones. En la práctica eso se traduce en que un producto comprado en Amazon o en Google Play llega antes a casa que el dinero.

Accenture tiene otro informe en el que revela que el 70% de los ejecutivos del sector bancario no está satisfecho con la innovación que ofrecen a sus clientes, que califica de pobre o poco adecuada. Solo HSBC y el Banco Santander aparece incluidas en su lista de 50 compañías más innovadoras. “La mayoría no entienden como esto puede contribuir a su negocio”, señalan.

Esta miopía tecnológica supone un verdadero punto del vulnerabilidad para la banca tradicional, si Google, Apple, Amazon o eBay son capaces de romper las barreras que le impiden operar como instituciones financieras. Desde Accenture señalan, además, que para los bancos va a ser mucho más complicado convertirse en empresas de comercio electrónico que éstas en bancos.

Como indica Accenture, están emergiendo nuevos competidores en el negocio de la banca y por eso calcula que para 2020 el 35% del mercado en EE UU puede estar al alcance de firmas que ahora no están presentes en el sector. El 15% de los ingresos de esta industria, estima, lo generarán actores que solo operan en el segmento online.Ahí cita “nuevos entrantes tecnológicos”.

“La tecnología digital y el rápido cambio en las preferencias de los consumidores amenazan a los bancos que hacen el grueso de su negocio a través de sucursales”, aventura Wayne Busch, de Accenture, que señala que es algo que está ya pasando. La concesión de hipotecas o de préstamos para coches vía Internet se dobló en un año mientras en las sucursales cayó un 15%.

Si Google irrumpe en la banca, las consecuencias pueden ser enormes. La tecnológica de MountainView ya está considerada como operador eléctrico en EE UU. No solo es capaz de generar su propia energía para alimentar los servidores que están en el corazón de sus servicios, sino que además tiene la autorización de negociar precios y de poder vender la electricidad que no utiliza.

La gran banca hasta ahora ha permanecido inmune a internet (más allá de los despidos en oficinas porque ya nadie va a ellas), pero no tiene lógica que siga siendo así. Hace décadas que el hipermercado mató la tienda de la esquina, y menos que Skype o WhatsApp mataron los grandes negocios de las telefónicas (llamadas internacionales y mensajes de texto) o a que los hoteleros les salió un grano con Airbnb (antes con las casas con encanto). Sean monedas virtuales (bitcoin), sean préstamos entre particulares por internet o, lo más fácil, sean los grandes de internet conversos en garantes de hipotecas, la gran banca ha dejado de vivir sus mejores tiempos.

‘Selfie’, palabra del año en lengua inglesa

 

Oxford Dictionaries también seleccionó entre las finalistas a bitcoin y ‘showrooming’

 

Selfie, la foto de uno mismo que habitualmente se cuelga en las redes sociales, ha sido elegida como “palabra del año 2013” por los diccionarios Oxford de lengua inglesa, tras extenderse significativamente su uso.

Oxford Dictionaries explicó hoy que el vocablo, que apareció por primera vez en 2002 en un foro de internet en Australia, ha pasado de ser minoritario a estar muy extendido, y se calcula que su empleo entre los angloparlantes ha aumentado un 17.000 % en el último año.

Según el diccionario inglés, selfie es “una fotografía que uno toma de sí mismo, normalmente con un smartphone o webcam, y que se cuelga en una web de medios de comunicación social”.

Otras palabras preseleccionadas para ocupar el primer puesto en 2013 fueron twerk -el baile sexy popularizado por Miley Cyrus- y binge-watch,que significa mirar múltiples capítulos de un programa de televisión en rápida sucesión.

Schmeat, un tipo de carne producida sintéticamente a partir de tejido biológico, también optaba a palabra del año, un título que celebra la creatividad de los angloparlantes a la hora de afrontar los cambios sociales, políticos o tecnológicos.

También se consideraron para el primer puesto showrooming -examinar un producto en una tienda para después comprarlo por internet- ybitcoin, una divisa digital con la que se pueden hacer transacciones sin necesidad de un banco central.

En 2004, la palabra del año fue chav -joven de clase popular de comportamiento petulante que viste ropa de diseño auténtica o de imitación- y en 2008 fue credit crunch, como se definió al descalabro del sistema financiero por la crisis crediticia.

En 2012 la palabra elegida fue omnishambles, que describe una situación que ha sido mal gestionada y donde se han sucedido los errores.

Para ser palabra del año, no es necesario que un vocablo haya sido acuñado en los últimos doce meses, sino que ha de haberse popularizado en ese periodo.

Oxford Dictionaries calcula la utilización de una palabra con un programa de búsqueda que registra unos 150 millones de vocablos usados en internet cada mes.

Selfie ha sido la palabra revelación este año, donde ha habido incluso un selfie papal -autorretrato del Papa Francisco con unos jóvenes- y en el que han surgido derivaciones, como helfie (foto del pelo de una persona), belfie (foto del trasero) o drelfie (un selfie borracho).

 
 

Ecos digitales de un futuro cultural

Ecos digitales de un futuro cultural

Veintiún jóvenes emprendedores de toda Iberoamérica seleccionados de entre 550 presentan en Zaragoza sus proyectos para crear, divulgar y consumir bienes creativos

Algunos finalistas del concurso Emprende con Cultura, de izquierda a derecha: Alejandro Valdez (Paraguay), Antxo Armada (España), María Balsa Cadenas (Uruguay), Germán Hernández (El Salvador), Didier Cabrera (Honduras) y Felipe Peña (Chile). / DAVID ASENSIO

Claudia y Pablo compraron con dinero virtual las entradas para ver a su banda favorita, cuyos principales éxitos fueron compuestos de oído con la ayuda de una aplicación del móvil, y cuyos derechos de propiedad intelectual registraron en Internet al instante. Esa noche la música llegó gracias al crowdfunding, mientras varios de los asistentes se convertían en coautores del espectáculo decorado con elementos comprados a artesanos y artistas a través del móvil. Después del concierto, Claudia y Pablo hicieron una ruta por la ciudad siguiendo las videorrecomendaciones de los lugareños, hasta que se detuvieron ante una casa colonial en cuya fachada se proyectaba una videoinstalación sobre el patrimonio histórico de la región.

‘Crowdfunding’ para grupos musicales, dinero virtual para comprar cultura…aplicaciones de móvil para componer de oído, videoguías turísticas

Este párrafo es un eco del futuro inmediato. Un asomo a ese porvenir al que ya casi alcanza el pasado y que se vive estos días en Zaragoza en elV Congreso Iberoamericano de Cultura, cuyo lema es Cultura digital, cultura en Red, organizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Secretaría General Iberoamericana y la Organización de Estados Iberoamericanos, bajo la dirección académica de Javier Celaya. Casi 200 expertos cibernícolas culturales de Iberoamérica, Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Suiza cuentan sus iniciativas exitosas. Entre ellos hay 21 personas de otros tantos países (seleccionados de entre 550) del concurso Emprende con cultura, la mayoría entre los 20 y 30 años, que esparcen la semilla de la cultura en el ciberespacio. Estos días están reunidos en el CAT-Etopia, Centro de Arte y Tecnología de Zaragoza. Son emprendedores que buscan abrirse paso en el mundo digital con propuestas para creadores, divulgadores y consumidores que salen de todas partes:

— Dinero virtual para comprar bienes culturales, como ir al cine o a un concierto (Paraguay).

— Crowdfunding con las bandas musicales, sus seguidores y las salas de conciertos (España).

— El público como coautor de los artistas y de sus actuaciones(Honduras).

— Composición de canciones de oído a partir de una aplicación de móvil que descodifica el sonido para crear una especie de pentagrama (Chile).

— Escaparate y pasarela de venta mundial de productos de pequeños artesanos (México).

— Arte, ciencia y medios digitales al servicio de la comunidad(Colombia).

— Divulgación del patrimonio a través de videoinstalaciones en espacios públicos (El Salvador).

— Videoguía turística personalizada sobre las recomendaciones de los lugareños (Brasil).

— Todo ello, bajo la protección de derechos de autor regulados en el instante de la creación (Uruguay).

No hace falta cerrar los ojosKurtú es el nombre de la moneda virtual con la cual la gente puede adquirir bienes culturales como ir a un concierto, al cine o al museo. La han puesto a circular Alejandro Manuel Valdez y un equipo de seis personas. Consiste en que las empresas asignan un determinado porcentaje del precio de sus productos (leche, refrescos, galletas…) a esa moneda. Cada producto representa una determinada cantidad de kurtús que el usuario va acumulando, a la vez que mira en la plataforma virtual a qué productos culturales le da acceso su dinero…

…a un concierto, por ejemplo, propiciado por crowdfundingy la plataforma Bandeed, creada por Antxo Armada para ofrecer actuaciones bajo demanda. Un punto de encuentro entre los artistas, sus seguidores y las salas de conciertos para promocionar la música en directo. Si una banda quiere tocar recurre a ellos, o si unos fans o una sala quiere a un artista también, y, quien sabe, un día puedan traer a los grandes…

Bandeed, plataforma para poner en relación a músicos, fans y salas.

…incluso artista que buscan mejorar su creación y presencia digital a través de Morph-On. Se trata de una plataforma del hondureño Didier Cabrera para la experimentación de obras por parte de los creadores o de su relación con el público que se convertiría en coautor, por ejemplo diseñando la puesta en escena de un músico a golpe de clics

…podría ser uno de los que ha compuesto sus canciones con la aplicación en el móvil del chileno Felipe Peña. Él ha logrado que quienes no saben solfeo ni leer partituras y que componen de oído creen sus temas así: interpreten la melodía y la graben para que el sistema la decodifique en una especie de pentagrama. Es la penúltima evolución de la plataforma Mindscore.,,

…mientras que el nuevo paso de Semillas Culturales Digitales, en México, se centra en los pequeños artesanos enemistados con las tecnologías. La plataforma de Aldo Arce sirve de escaparate y venta de sus productos a nivel mundial, y los artesanos reciben el dinero en su teléfono celular…

…otras semillas culturales son las que esparce contra la violencia en Medellín (Colombia) El Puerto MAMM de Jorge Bejarano. Es una especie de MediaLab donde creadores y comunidad trabajan alrededor de lo digital que sirve de catalizador de energías humanas negativas para la ciudad a través de espacios formativos y actividades que buscan ampliar por Latinoamérica para crear un LabSurLab…

…espacios que un día podrían ser Teatro Líquido: la iniciativa del salvadoreño Germán E. Hernández da un paso más allá en la divulgación del patrimonio y virtudes locales al proponer documentales que rozan la creación artística al proyectarlos como videoinstalaciones sobre la fachada de edificios emblemáticos…

…esos que buscan los turistas y que podrían disfrutarse más de seguir las vídeoguías propuesta por la brasileña Amanda Rodrigues en Viajo SP. En ella, el turista consulta los vídeos de la gente y sus recomendaciones y arma su propia ruta siguiendo el rastro de quienes han dejado allí su experiencia…

..ideas y creaciones que necesitan registrarse para no ser pirateadas: lo ofrece Creanexus con su forma de registro que, según la uruguaya María Balsa, establece un sistema de alcance mundial que automatiza progresivamente el proceso de licenciamiento…

…algunos estarán aquí en el CAT-Etopia, Centro de Arte y Tecnología de Zaragoza, donde estos 21 emprendedores iberoamericano con proyectos que ensanchan la creación como el mismo mar después del 12 de octubre de 1492 cuando se comprobó que más allá de la línea del horizonte no había abismos ni monstruos, sino más variada y rica vida.

Algunos finalistas del concurso Emprende con Cultura, de izquierda a derecha: Germán Hernández (El Salvador), Antxo Armada (España), Didier Cabrera, en cuclillas (Honduras), Felipe Peña (Chile), Alejandro Valdez (Paraguay) y María Balsa Cadenas (Uruguay). / DAVID ASENSIO (EL PAÍS)